miércoles, 13 de abril de 2011

Las cosas que impiden ser Discipulos de Jesùs.


Cualquiera que se propone seguir a Cristo puede estar seguro que se le brindarán maneras de eludir la responsabilidad.
Se le concederán innumerables oportunidades para devolverse. Oirà voces que le llaman ofresiéndose para restarle algunas pulgadas a su Cruz.
Doce legiones de ángeles estarán listas para sacarle del Camino de la abnegaciòn y el sacrificio.

Esto es lo ilustra en forma notable el relato de los tres discípulos en perspectiva
que permitieron que otras voces tomaran el primer lugar en vez de obedecer la voz de Cristo:( Lucas 9:57_62 )
Tres personajes anónimos se enfrentaron a Jesùs. Sintieron un impulso interno de deguirle.
Pero permitieron que algo se interpusiera entre sus almas y la completa dedicaciòn al Señor.
Señor Apresurado.

El primer hombre ha sido llamado Señor Apresurado. Se ofreciò entusiastamente
para seguir al Señor "adonde quiera que vallas"
Ningùn costo serìa demasiado alto. Ninguna Cruz le serìa demasiado pesada. Ningùn camino serìa demasiado escarpado.

A primera vista parece que la respuesta de Jesùs no tenía conexiòn con la oferta espontánea del Señor Apresurado. Jesùs le dijo: "Las Zorras Tienen guaridas y las aves de los cielos nidos,más el Hijo del hombre no tiene donde recostar su cabeza ".
Realamente fue una respuesta muy adecuada. Fue como si hubiera dicho:"Dices que estás dispuesto a seguirme a todo lugar,pero ¿ estás dospuesto a hacerlo sin las comodidades materiales de esta vida? Las Zorras tienen más comodidades que Yo.
Los pajaros tienen sus nidos que pueden decir es su nido. Pero yo vago sin hogar en este mundo que mis manos formaron.
¿Quieres sacrificar la comodidad y seguridad de un Hogar para seguirme? ¿Quieres renunciar a las comodidades legítimas de esta vida con el fin de servirme?
Es claro que el hombre no estaba dispuesto,porque no oìmos más de èl en las Escrituras. Su amor por lo terrenal fue mayor que su dedicaciòn a Cristo.

Deñor Tardio.
El segundo hombre ha sido llamado Señor Tardío. No se ofreciò en forma voluntarìa como el Señor Apresurado. Más bien el Salvador le llamò a que le siguiera. Su respuesta no fue un rechazo de plano. El no estaba desinterezado en él Señor. La realidad es que quería hacer algò primero. Ese era su gran pecado.
Puso sus pretenciones por sobre las demandas del Señor. Notemos su respuesta: "Señor déjame que primero valla y enrierre a mi Padre".


Ahora bien, es perfectamente legítimo que un hijo muestre un respeto natural por sus padres. Y si su padre ha muerto es ciertamente una obligaciòn del cristiano
darle una sepultuta decente.

Pero, las legìtimas acciones de la vida llegan a serpecaminosas cuando se anteponen a los intereses del Señor Jesùs,....yo primero....
El resto de las palabras eran un mero disfraz del deseo de su corazòn de poner primero su yo. Evidentemente no se diò cuenta que las palabras del "Señor,...Yo primero " son un absurdo moral y una imposibilidad. Si Cristo es è´Señor,entonces El debe ser primero. Si el pronombre personal "Yo" està sobre el trono entonces ya no es Cristo quien manda.

El Señor Tardío tenía algo que hacer y permitiò que eso tomara el promer lugar.
POr lo tanto fue correcto que Jesús le dijera: "Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú ve y anuncia el Reino de Dios". podríamos parafrasear sus palabras de la siguiente manerá: "Hay cosas que los muertos espirituales pueden hacer como los creyentes. Pero hay otras cosas que solo un creyente puede hacer. Cuida de no pasar tu vida haciendo las cosas que el no creyente puede hacer tambien como tú.
Deja que los muertos espirituales entierren a los muertos fisicos. Pero a tí re necesito. Que el principal impulso sde tu vida sea el progreso de mi causa sobre la Tierra".

Parece que el precio era demasiado alto para el Señor Tardío. Sale en anónimo
silencio del ecenario del riempo. Si el primer hombre ilustraba las comodidades temporales como uno de los impedimentos para el discipulado,el segundo nos habla de una actividad o un trabajo que ocupa un lugar preferente con respecto a la principal razòn de existor del Cristiano.

No hay nada de malo en un empleo secular. Es la voluntad de Dios que el hombre trabaje para proveer lo necesario para sì y su familia. Pero la vida del verdadero discipulo exige que el reino de Dios y su justicia se busquen en primer lugar;que un creyente no pase su vida haciendo lo que el no creyente podría hacer mejor aùn.
y que las funciones del trabajo es solamente proveer para las necesidades normales de la vida,siendo la principal vocaciòn del cristiano anunciar el reino de Dios.

   Señor Liviano.
   El tercer hombre ha sido llamado Señor Liviano.  A semejanza del primer hombre se ofreciò voluntaríamente para seguir a Cristo.
Pero tambien a semejanza del segundo usò las contradictorias palabras "Señor,déjame que me despida primero....".  Dijo: Te  segirè Señor,pero déjame que me despida primero de los que estan en mi casa".

  Una vez más debemos admitir que tomada aisladamente esta peticiòn no tiene nada de malo.  No es de ninguna manerá contrario
a las leyes de Dios demostrar un cariñoso interes por los familiares u observar las reglas de utbanidad cuando uno se aleja de ellos.
Enronces ¿en que fallò este hombre? Fue en esto: dejò que los tiernos lazos de la naturaleza ocuparan el lugar que corresponde a Cristo.
continua....

No hay comentarios:

Publicar un comentario